viernes, 16 de agosto de 2013

otra vez..
el alcohol se apoderaba del mundo y se disfrazaba de realidad,
y yo me quedaba inhabilitada, sin opciones, sin control..
así que lo dejé ser.
Me entregué al vaivén de la razón y como siempre terminé perdiéndola por completo..
y lo que en principio fue muy bello y colorido, se volvió confuso y oscuro..y la oscuridad me rebalsó y no recuerdo si en poco o mucho tiempo se transformó en un hueco blanco, brillante, inmaculado... 
oscuridad nuevamente, y.. 
luz, vomito, acción.
 Cuando desperté creí que me había muerto. Nada podía incorporarme, mi percepción estaba lejos de su sitio, como si no se encontrara en este, su cuerpo.

Igualmente agradecí al despertar. Estaba en donde debía estar, aunque me sentí un milagro, con un poco de dolor y sin señales de lesión alguna..estaba viva.

1 comentario:

  1. "Cuando desperté creí que me había muerto." Me gusta, amiga. Está güeno.

    ResponderEliminar